No cedas; da opciones

No cedas; da opciones

Dar opciones puede ser la herramienta más útil que los padres tienen para manejar la vida con niños pequeños. Realmente es casi una varita mágica, al menos hasta que los niños crezcan.


“El doctor dice que tienes que tomar medicina. ¿La quieres en pastilla o inyección?”

“¿Quieres irte a dormir ahora o en cinco minutos? ¿Cinco minutos? De acuerdo, ¿tenemos un acuerdo de que en cinco minutos te acostarás sin importar nada?”

¿Por qué este pequeño truco funciona tan efectivamente? Porque es una solución beneficiosa para todos. Estás ofreciendo solo opciones que están bien contigo, entonces eres feliz. Ella elige uno que está bien con ella, entonces ella es feliz. Dejas de lado la lucha por el poder porque no la obligas a hacer algo; ella está eligiendo. El niño está a cargo, dentro de sus parámetros. A nadie le gusta ser forzado a hacer algo. Aquí, porque ella elige, ella coopera.

Entonces, ¿cómo usas esta varita mágica?

1. Da opciones limitadas.

Hazlas tan interesantes como sea posible para el niño, pero elimina cualquier opción que sea inaceptable para ti.

2. Para niños pequeños o cualquier niño que se sienta abrumado fácilmente, una opción de elección es la que mejor funciona.

“Tenemos que irnos ahora. ¿Quieres ponerte tus zapatos tú mismo o quieres que te los ponga?”

3. A medida que los niños crecen, las elecciones pueden volverse más complicadas.

“Puedes dejar el fútbol si quieres, pero ¿qué deporte o actividad física crees que te gustaría probar? Debes elegir una actividad física”.

4. Las opciones se pueden usar para ayudar a los niños a aprender a manejarse solos.

“Tan pronto como termines tu tarea, te ayudaré a realizar ese rompecabezas. Tu eliges. Él tiene la opción de posponer las tareas, pero lo estás ayudando a motivarse para enfrentarlo ahora.

5. Las elecciones pueden enseñar consecuencias a los niños.

“Sabes que tu recital de piano se acerca. La práctica adicional te ayudará a sentirte más seguro, pero esa es tu elección”. No ofrezcas opciones con las que no puedas vivir, por supuesto. Si no estás dispuesto a dejarla en ridículo en el recital, es posible que necesites ayudarla a estructurar su práctica de manera efectiva.

6. Recuerda que la empatía duplica la efectividad de dar opciones.

La empatía ayuda al niño a sentirse comprendido, por lo que se siente menos molesto y menos resistente. Eso significa que es más probable que realmente pueda hacer una elección y seguir adelante.

En lugar de enfrentar la resistencia de tu hijo con fuerza, lo cual crea una lucha de poder y, en última instancia, un niño más resistente, mejor afirma su derecho a cierto control, pero dentro de los límites establecidos. El resultado: un niño más feliz y cooperativo, que sabe que estás de su lado.

 9 CONSEJOS PARA SER EXCELENTE OYENTE CON TUS HIJOS

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *