El mayor enemigo de tu felicidad.

El mayor enemigo de tu felicidad.

El mayor enemigo de tu felicidad es tu red de miedo neurológico. Pensamos que el miedo es solo un pensamiento, pero no lo es. El tejido del miedo se ha enraizado en nuestro cerebro, creando una entidad neurológica que ha durado tanto como la humanidad. El sistema del miedo es insidioso y lleno de engaños…

Cuando estamos atormentados por las muchas caras del miedo: perfeccionismo, obsesión, inseguridad, timidez, culpa, a menudo tratamos de dar sentido a nuestro dolor al asumir que algo está mal en nuestras vidas.

El mayor enemigo de tu felicidad es el miedo. Aparece como perfeccionismo, culpa, preocupación. Eso no significa que algo esté mal contigo, así es como están diseñadas las mentes humanas. Ellas trabajan duro para mantenernos seguros. Pero la felicidad no está en ninguna parte en tu descripción del trabajo.

De hecho, todos esos pensamientos negativos “protectores” siempre causan emociones infelices: ” Si no hago algo drástico ahora mismo, mi hijo crecerá para ser un delincuente … Sólo sé que no se quedará en la cama todo el día y terminaré gritándole otra vez … Si solo fuera una mejor madre … ”

Y esas emociones nos impulsan a tomar acciones que no tomaríamos si nos sintiéramos felices y amorosos. (Si no lo sabes por experiencia personal, no eres mamá).

Pero no tiene que ser así. El miedo se desvanece cuando cultivamos conscientemente el amor. ¿Cómo? Cambia esos pensamientos.

Observa todos y cada uno de los pensamientos negativos y replantéalos: “No, mi hijo no crecerá para ser un criminal. Está actuando como un niño porque es un niño”.

Deshabilita el miedo: “No hay emergencia. Esto va a estar bien”.
Permitir la posibilidad de resultados felices. Cuando te encuentres fabricando escenarios negativos, prepárate para replantear: “¿No sería agradable si esta noche todo transcurriera sin problemas a la hora de acostarse? ¿No sería agradable si esta noche me sintiera tranquila y supiera qué hacer?
Muestra a tu subconsciente una imagen de lo que quieres más:  tú y tu hijo, felizmente acurrucándose … Tu hijo, durmiendo como un ángel.  Tu subconsciente aceptará cualquier orden de marcha que reciba, y utilizará todos sus recursos para que esto ocurra. Es por eso que TÚ quieres estar a cargo, en lugar de dejar que el miedo se haga cargo. El amor nunca falla.
El secreto de la crianza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *